La cerradura de seguridad, características generales

handle-432289_640

Una cerradura de seguridad es un dispositivo, normalmente de metal, que se incorpora a puertas de seguridad tales como puertas, cajones u otros, para que solo puedan ser abiertos por aquellos que tengan una llave que desbloquee el dispositivo, y de esta manera acceder al contenido o lugar que protegen.

El instrumento que suele liberar el mecanismo es una llave, que una vez introducida por el ojo de la cerradura actúa de tal manera que la puerta queda libre del marco al que está unida. En la actualidad existen multitud de tipos de llaves electrónicas que funcionan con dispositivos diferentes al tradicional.

Muchas de las cerraduras de seguridad han dejado de ser totalmente fiables debido a la popularización del bumping, una técnica que es capaz de forzar puertas, diferente del tradicional método que hace uso de ganzúas, y que liberan el impedimento sin necesitar una llave determinada, por lo que es recomendable dotar a la puerta de una protección extra, o al menos utilizar todos los dispositivos con los que cuenta.

Normalmente se piensa que el mejor dispositivo de seguridad es la propia puerta, pero esta queda en nada si la cerradura no es segura. Los cilindros electrónicos aportan ya la seguridad necesaria como para resistir a la técnica de ganzúas o el bumping.

El mecanismo de la cerradura está encerrado en una caja de meta llamada palastro, esta caja protege el mecanismo de amenazas externas y recoge el mecanismo.

El pestillo es el cerrojo que acompaña a la cerradura. El pestillo sirve de tope y une la puerta con la estructura que se desea proteger. A menudo las cerraduras tienen más de un pestillo o una puerta tiene más de un cerrojo, en estos casos conviene que todos ellos sean utilizados, en especial si el domicilio se va a abandonar por algún tiempo con motivo, por ejemplo, de unas vacaciones.

El muelle actúa como percutor del pestillo y actúa al encajar las muescas de la llave con los salientes del dispositivo interior del cerrojo. Por último, existen algunos dispositivos externos que se acompañan de dispositivos de seguridad internos tales como cerrojos o cadenas que apoyan la seguridad desde el interior de la estructura.

Existen varios tipos de cerradura, entre los más populares están: bombillo, las más comunes; combinación, que necesitan ser abiertas de una manera determinada; de dos vueltas; de molinillo, las tradicionales con tubo y la de vuelta y media, que actúan como liberador del dispositivo y como picaporte.

Si estás interesado en dispositivos de seguridad no dejes de seguir el blog, y si quieres contarnos algo puedes hacerlo en la sección de comentarios del blog.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*